Categorías
Archivos

Caetano Veloso, el eterno curioso

Uno de los grandes cantautores del mundo, dice que aún le falta hacer musicalmente algo ‘relevante’.

Músico, poeta, cineasta, activista y leyenda de la música universal,  el cantautor brasileño Caetano Veloso regresó a Chicago en 2016 como parte de su gira por EEUU acompañado de Teresa Cristina, una de las mayores exponentes de la nueva generación de la samba.  

En esta conversación a propósito de su concierto, Veloso compartió algunos de los puntos clave de su filosofía de vida, de lo que significa para él la música y lo que le llama más la atención de su carrera.

A sus 74 años cumplidos (79 en 2021), sigue asombrándose por todo. Y le gusta estar atento a todo.

Leía algunas entrevistas previas y hubo una cita que me llamó la atención. Decías que todavía tenías ganas de hacer algo que tenga valor para la música y para la humanidad. ¿Qué sería ese algo?

Me gustaría poder hacer algo en música que fuera de hecho relevante, que fuera bueno como música en sí misma. He hecho muchas canciones, cantado muchas cosas, grabado muchos discos, pero todavía no estoy satisfecho. Espero poder un día hacer algo que me parezca bueno.

Tu amigo y colega Gilberto Gil te ha descrito de la siguiente manera: 

‘Caetano es destino, está iluminado, le gusta todo a la luz del sol, que todo sea claro, que no haya misterios’. Eso habla mucho de la amistad y complicidad entre ustedes.

(Risas) es que Gilberto Gil es muy misterioso. Yo le llamo “Gilberto misterioso”, porque es muy amable, afable, está siempre charlando y parece muy abierto, pero no. Para uno que lo conoce bien, bien, como yo lo conozco, él es muy misterioso, cerrado y misterioso. Creo que por eso consigue tocar tan bien la guitarra (risas) y ser tan buen músico, algo está guardado ahí. Yo no; yo soy de las luces, hablo mucho, quiero entender, explicar, aunque parezca más tímido.

En los inicios de tu carrera, el nacimiento del tropicalismo coincidió con los tiempos conflictivos que vivía Latinoamérica y Sudamérica. Estamos de nuevo socialmente en momentos complicados. ¿Qué papel jugaría la música?

No sé qué papel puede jugar la música, pero que la situación es complicada en todas partes, eso es verdad. Ahora mismo estamos viviendo cosas que parecen locas y muy complicadas. En aquellos tiempos eran cosas más violentas, inmediatas y visibles. Hoy hay mucha violencia pero no es de la misma naturaleza y las cosas que son más opresivas se dan de una manera sorprendente y como si fuera una pérdida de la razón. Es un periodo difícil. ¿Qué puede hacer la música? No sé, pero siempre ha podido hacer algo. Entonces podemos tener la esperanza que pueda hacerlo y que ayude a la gente. La música ha cambiado mucho, hay muchas cosas que tienen que ver con el mundo de hoy día, de antemano es difícil (saber) qué puede hacer que sea útil. Y la gente necesita de la música. (Por eso) seguimos haciendo música y esperando que el mundo sea un poco menos loco. 

En este momento de tu vida y carrera, ¿qué te llama más la atención de lo que has hecho y lo que no?

Me llama la atención que haya seguido haciendo música, porque cuando era muy joven tenía la certeza que no tenía el talento necesario para la música y todavía no estoy convencido de que lo tenga. Entonces me sorprende que haga música todavía y que siga haciendo, pero ya lo hago tanto tiempo, tantos años, que estoy acostumbrado. Lo que más me da alegría es la camaradería, la amistad entre colegas, personas que hacen lo mismo que yo, no sólo Gilberto Gil pero gente por ejemplo, Tom Zé que hoy mismo (11 de octubre, día que se realizó la entrevista) completa 80 años y es un compañero tropicalista que está todavía muy activo y es tan inventivo y libre. Esas cosas nos dan alegría y la sensación de que la vida vale la pena.

¿Qué opinión tienes de las nuevas generaciones de músicos brasileños?

Soy muy optimista en relación a la canción en Brasil porque ha sido siempre muy fuerte en nuestras vidas y sigue siéndolo; los jóvenes hacen cosas muy interesantes y hay fenómenos musicales en Brasil de masa que son muy creativos e importantes, como por ejemplo, el funk carioca, la canción de Carnaval de Bahía que sigue muy inventiva y creativa, y la canción del centro-oeste, de la gente de tradición más rural y que se ha transformado en una cosa muy comercial pero musicalmente muy depurada. Son pruebas de que la musicalidad en Brasil sigue siendo fuerte y que la gente nueva hace cosas importantes. Y es gente común, muchas veces gente muy pobre que vive en las favelas pero que produce cosas muy inventivas, creativas y llenas de audacia. Siento que si hay algo bueno en Brasil, es su música popular.

Eso denota que eres un eterno curioso.

Sí, me interesan las cosas. Soy curioso de ver todo lo que pasa (risas), quiero conocer. La verdad es que amo las cosas, sobre todo las cosas de la música, de la estética, las cosas de la belleza, del cine, de las artes visuales, de la literatura, de la poesía. Esas cosas me interesan más que cosas más prácticas. Son cosas de mi temperamento personal. 

Entrevista originalmente publicada el 13 de octubre de 2016.

Foto: MARCOS HERMES | CORTESÍA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s